¿Una Cuaresma más?

Marzo 2019
¿Una Cuaresma más?

 

Marzo, el tercer mes del año, es especial por muchas razones. Pero la primera de todas es que en este mes iniciamos el tiempo de Cuaresma. Iniciamos este tiempo tan importante con el rito de la imposición de la ceniza. La Cuaresma es un tiempo para cambiar, un tiempo para dejar de lado todo aquello que nos impide ser cristianos auténticos. Son cuarenta días que la Iglesia destina para prepararnos al acontecimiento central de nuestra fe, a celebrar la Semana Santa en que conmemoramos la Pasión, la Muerte y sobre todo la Resurrección del Señor Jesús.

Quiero invitar a todos a que vivan la Cuaresma como un tiempo especial para acercarse a Dios, sobre todo a través de los sacramentos. Aunque la cuaresma es un tiempo de preparación, sin embargo también posee sentido en sí misma. Les pido que tengan la oportunidad de profundizar en la fe y la vivencia sacramental. Es una ocasión muy propicia para acercarnos al sacramento de la Penitencia, y poder vivir así la Eucaristía pascual, con fe viva y renovada. 

La Cuaresma también es la oportunidad para poner en práctica las obras de misericordia, especialmente ayudar al necesitado, dar de comer al hambriento, socorrer al pobre, visitar al enfermo o al prisionero. 

Por último quiero invitarles a optimizar sus momentos de oración y que busquen la oportunidad de meditar ante el Santísimo Sacramento o ante Nuestro Señor Crucificado, para que lleguemos a la Pascua con espíritu contrito y bien dispuesto.

Acerquémonos a Dios, acerquémonos a la Iglesia y aprovechemos para fortalecer los lazos fraternos y de caridad entre todos. Son cuarenta días, aprovechemos la oportunidad que la Iglesia nos da para revitalizar nuestra fe.